Perfil psicológico del jugador de pádel.

  
         Cuando observamos a los grandes jugadores de pádel como Fernando Poggi, un aspecto que nos llama la atención es la seguridad y dominio que tienen de sí mismos y de su juego. ¿Cómo es posible que ante una bola de break-point no les tiemble la mano? Todos los jugadores de pádel que hayan tenido alguna experiencia de competición, aunque sea mínima, sabrá de esto.

            No es fácil mantener la concentración si nuestro juego no responde a lo que esperamos de nosotros mismos, y menos aún, si el adversario se muestra firme en su juego y nos está “machacando”. Pero también sabemos que nuestro rendimiento en condiciones normales, es decir, si no nos jugamos nada o en los entrenamientos, es considerablemente mejor que el que mostramos cuando tenemos que pegar una bola decisiva. ¿Cuántas veces hemos fallado una bola fácil?


              Muchos de los aspectos que pueden explicar estas experiencias provienen de nuestros pensamientos, de nuestro grado de concentración y confianza en nosotros mismos, de nuestras autoexigencias y las que se crean alrededor del jugador y que son externas a él.

            Algunas de las cualidades psicológicas que poseen los grandes jugadores de pádel son:
  
  1. RELAJACIÓN MENTAL: El jugador de padel tiene que encontrarse calmado, no tener miedo y autocontrol sobre el fracaso. Controlar el estrés y la ansiedad y mantener la tensión adecuada en cada situación del juego. 
  2. RELAJACIÓN FÍSICA: Eliminar la tensión muscular excesiva y tener la sensación de que los músculos responden de manera fluida, rápida y precisa cuando realizamos un golpe ganador. 
  3. COMPETITIVIDAD: En el pádel nos tiene que gustar competir, como si participáramos en un juego que nos divierte. La actuación se convierte en algo excitante y placentero, en lugar de una actividad donde lo que destaca es el temor a fracasar. 
  4. SEGURIDAD Y CONFIANZA: Debemos buscar sensaciones de autoconfianza y seguridad. Expectativas de autoeficacia y pensamientos positivos. Sentimientos de enlentecimiento del tiempo, como si tuvieran todo el tiempo del mundo para ejecutar su actuación. 
  5. SENTIMIENTO DE AUTOCONTROL TOTAL: Tener la sensación de actuar bajo un completo control al competir. No sentirse apresurados sino con capacidad para mantener el ritmo adecuado en la ejecución. 
  6. PLENO DE ENERGÍA: Sentimiento de estar activado y preparado para el mayor esfuerzo, pero al mismo tiempo, capaz de hacerlo como sin tener que esforzarse. Convicción del extraordinario esfuerzo de la actuación, pero sin acusar los efectos negativos del esfuerzo y la fatiga. 
  7. CONCENTRACIÓN EN EL PRESENTE: Es mi importante en el pádel focalizar la atención solamente en el momento, en lo que tiene que hacer para competir perfectamente, así evitamos posibles distracciones.

            En definitiva, existen diferencias individuales en el grado de motivación, de relajación, de concentración, de la atención, de persistencia en perseguir un objetivo, de dominio del temor y el miedo a fallar, etc., ya sea entre jugadores de pádel profesionales o amateurs.

            Nuestra disposición psicológica varía entre nosotros y según nos encontremos en una situación o en otra. Existen diferencias en las capacidades psicológicas pero éstas se pueden perfeccionar y controlar. Los jugadores de pádel pueden aprender, incrementar y perfeccionar las destrezas psicológicas que se han demostrado eficaces en optimizar el rendimiento deportivo, mejorando nuestro juego y consiguiendo que disfrutemos de este maravilloso deporte que es el pádel.

            Y recuerda, competir no significa renunciar a divertirse, por tanto… DIVIÉRTETE SIEMPRE.

Fran Cintado

Profesor de EE.SS. (Intervención Sociocomunitaria). Monitor Nacional de Tenis. Psicólogo deportivo especializado en Tenis y Pádel. Especialista en Entrenamiento Mental en Escuelas Alta Competición Pádel. Editor del Blog de Adidas Pádel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *