Cómo entrenar el autocontrol del pensamiento en el pádel.

 

 
Mientras un jugador está compitiendo son muchos los pensamientos que pasan por su cabeza. Algunos de ellos influyen positivamente sobre la actitud y confianza del jugador. Otros, sin embargo, repercuten negativamente sobre su rendimiento, al transmitir inseguridad, desconfianza o dudas. Tanto unos como otros parecen surgir de forma espontánea, sin que medie control consciente (sobre todo en los pensamientos negativos) y muchos jugadores piensan que este tipo de pensamientos están fuera de su control.


Muchas veces surgen de forma inconsciente y sin saber por qué, por lo que hay que aprender es a manejar esas situaciones para que no afecten a la ejecución del golpe y al rendimiento. Este aprendizaje se puede llevar a cabo con un poco de entrenamiento mental en control del pensamiento.

 

  • Pensamiento opuesto: si un pensamiento negativo llega a tu mente, es necesario que lo desafíes y lo cambies pensando lo contrario.
  • Haz de los ejercicios de control mental un hábito: de nada sirve si lo realizas de vez en cuando, o cuando te acuerdas. La constancia y perseverancia es imprescindible, para que los pensamientos positivos sean los que predominen en tu mente. Realiza los ejercicios entre 3 a 4 veces en la semana, tanto en el entrenamiento deportivo como en casa o en la calle.
  • Busca la o las causas de tus pensamientos negativos. En ocasiones, estos están relacionados con sucesos de la vida o creencias que han convivido contigo desde hace mucho tiempo. Si te tomas el trabajo analizar esta situación, lograrás no sólo cambiar el pensamiento negativo, sino también la emoción que este genera.
  • No generalices, ni todo es tan malo, ni todo es tan bueno. Siempre hay matices para analizar. Los extremos nunca son buenos.
  • No minimices tus logros. No esperes a que los demás te feliciten, hazlo tú mism@. Esto te ayudará a desterrar los pensamientos negativos y fortalecer los positivos.
  • Tomate diariamente 15 minutos de tu día para relajarte y conectarte contigo mismo y controlar tu mente. Esto te ayudará a conectarte con tu ser interior para ver cuáles son sus necesidades y cómo puedes ayudarte.

 

Para ello, lo primero que un jugador tendrá que hacer es saber qué pensamientos son los que le influyen negativamente y una vez detectados aprender a eliminarlos y sustituirlos por otros más apropiados con las técnicas psicológicas adecuadas.
 


EJERCICIOS PARA  TRABAJAR EL CONTROL DEL PENSAMIENTO EN EL PÁDEL.

 
Estos ejercicios son sencillos, fáciles de llevarlos a cabo pero que proporcionan cada vez más seguridad en tu juego, en la toma de decisiones en las situaciones críticas de juego en el pádel y en la resolución de muchas jugadas. La seguridad, la constancia y el control emocional y de los pensamientos, generan unas sensaciones muy gratificantes que nos ayudan a competir.
 
Debemos CAMBIAR nuestras emociones y pensamientos negativos. Pensar siempre en positivo nos ayuda a mejorar como personas y como deportistas. Además, no es una práctica de “alta competición”, sino más bien, un hábito de nuestra vida diaria, fácil de comenzar a practicarlo desde muy pequeños. Si comenzamos a trabajarlo en las escuelas de base, lo convertimos en “automático” y nuestros comportamientos siempre tenderán a ser positivos, o como dice el dicho, “veremos el vaso medio lleno”.
 
No olvides que ninguna técnica se domina sin entrenamiento y práctica. No pretendas utilizar el control de pensamiento en una competición o en bolas decisivas, si antes no has entrenado el control de pensamiento. Las consecuencias pueden ser más negativas que positivas, ya que te generará más tensión, ansiedad y descontrol.
 
A continuación, voy a exponer un ejemplo de un ejercicio de control de pensamiento, llevado a cabo por unos alumn@s de tenis, donde después de varios partidos identificaron las situaciones que le generaban pensamientos negativos y lo “cambiaron” a positivo.
  
 
¡¡¡ C Á M B I A L O !!!
 
 
SITUACIONES QUE PUEDEN GENERAR DISTORSIONES COGNITIVAS
PENSAMIENTOS   NEGATIVOS
REENFOQUE POSITIVO
1.      Cuando las bolas son bajas y a media pista.
          Cuando falla 2 bolas ya pienso que seguro lo voy a fallar.
          “Ya entrará”. “Intentaré cogerla antes”. Olvidar la bola y pensar en el siguiente punto. Esperar otra bola igual para corregir el fallo.
2.      Cuando el contrario me “roba” bolas.
   –          “¡ Será guarro/a!”.  “Este tío es un chorizo”.
          Buscar un árbitro. No arriesgar. “Le voy a meter un passing increíble”.
3.      Cuando el contrario es peor que yo  y más pequeño.
          “No es mala la enana esta”. “¡Qué paliza le voy a dar”. “No puedo perder con esta, qué vergüenza!” “Tengo ganas de acabar”.
          Aunque sea pequeña no me tengo que confiar. Mientras peor sea el contrario más me tengo que concentrar.
4.      Cuando hay alguien en el público que te molesta.
          Me enfado y pierdo la concentración.
          Llamarle la atención (“Por favor, ¿puedes salir de la pista?”. Llamar al Juez Arbitro y que le eche. No mirarlo, no dándole importancia. Mejorar las 4 Fases, centrar la atención, exclusivamente, en la pista. “Paso del chalao éste”.
5.      Cuando hay viento.
          “Jo, yo no puedo jugar con este viento. Me tenía que haber quedado en casa. Ojalá se retire. No me entra nada”.
          Táctica para jugar con viento (liftar la bola cuando el viento está a favor; y cuando esté en contra pegar más plano). Asegurar la bola. No arriesgar tanto. Mantener la bola y atacarla solamente cuando esté clara. Intentar vencer el viento.
6.      Cuando me mira un compañero, familiar o amigo.
          “Como falle se van a reír. Tengo que jugar mejor que nunca”.
          Tomárselo con calma, seguir jugando igual. Ellos también vienen a los entrenamientos. “Soy un monstruo, todo el mundo quiere verme jugar.”
7.      Cuando vas a golpear una bola y piensas que la vas a fallar.
          ¡Que la fallo! “Seguro que la fallo. Ahora hago doble falta seguro. Verás que fallo esta bola tan fácil.”
          No pensar en nada (dejar que el pensamiento fluya de forma natural, no forzarlo). “¡Venga!, a por ella. Esta bola es mía”.
8.      Cuando juego un partido con una amigo/a.
          Me relajo. “Me da pena”. “Estoy harto/a de jugar con él/ella”. “Seguro que pierdo”.
          Pensar que no lo conoces, que eres un/a profesional. No puedo dejarme influir por nadie. Soy yo mismo/a. “Lo voy a machacar”.
9.      Cuando hay un punto de partido a favor.
          “Ya he ganado”. “No puedo fallar esta bola”.
          Seguir jugando igual. No cambiar de actitud y asegurar los golpes.
10.   Cuando tengo un fallo tonto.
          “¡Eres tonto/a!”.  “¡Ya te vale!”. “¿Para esto has venido?” “¡Vaya ridículo!”.
          “La próxima entrará”. “El próximo punto lo gano”. “¡Venga, que no pasa nada!”
 
Estas situaciones pueden generar inseguridad cuando competimos en el pádel. Después de los partidos es necesario tomarse un tiempo para registrar los pensamientos negativos que hemos tenido y que nos han causado algún problema en nuestro juego. Se escriben y, después individual o en grupo, se comentan y se exponen. A continuación, se buscan pensamientos positivos alternativos, se apuntan y se ponen en práctica.
Esta rutina es muy fácil de hacer y conlleva unos beneficios psicológicos en el pádel y en nuestra salud mental.


 Y recuerda, siempre que juegues al pádel,… ¡¡¡DIVIÉRTETE!!!

Fran Cintado

Profesor de EE.SS. (Intervención Sociocomunitaria). Monitor Nacional de Tenis. Psicólogo deportivo especializado en Tenis y Pádel. Especialista en Entrenamiento Mental en Escuelas Alta Competición Pádel. Editor del Blog de Adidas Pádel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *