Cómo divertirte y mejorar tu salud jugando al pádel.





Cuando asistimos a competiciones y torneos, observamos que los jugadores y jugadoras de pádel suelen mostrarse serios, concentrados, tensos… Es difícil encontrar “sonrisas” entre los rostros. ¿Por qué no sonreímos cuando jugamos al pádel? Si todos estamos de acuerdo que el el pádel tiene un componente lúdico, ¿por qué es tan difícil jugarlo manteniendo una actitud positiva y disfrutando del juego?

Y el “problema” no está en los adultos que practican el pádel, sino en los menores que cada vez se divierten menos jugando al pádel, debido a la “presión” que tienen de sus padres, sponsors, “ideales inalcanzables”, metas lejanas…, miedos a no dar la talla y no estar al nivel de las exigencias externas y las propias… Sin embargo, hay ejemplos claros donde el entorno familiar y deportivo del menor favorecen que el menor DISFRUTE jugando al pádel. Es el caso de NOE NAVARRO, jugador alevín catalán, que NUNCA PIERDE SU SONRISA… ¿por qué será?… Supongo que sus padres, Salvador y Gemma, tienen mucho que decir al respecto.


Mi intención y objetivo principal de este artículo es mostrar el pádel como un JUEGO DIVERTIDO, y señalar los beneficios que esto conlleva.

“La risa es la expresión de una emoción debido a diversos elementos intelectuales y afectivos, que se muestra principalmente en una serie de aspiraciones más o menos ruidosas, dependiendo en gran parte de las contracciones del diafragma y acompañadas de contracciones involuntarias de los músculos faciales, resonancia de la faringe y del velo del paladar.”

BENEFICIOS DE LA RISA


Según varios autores, los efectos de la risa que se producen en el organismo son múltiples y se utilizan para superar tanto problemas físicos, psicológicos como sociales.




FÍSICOS

Ejercicio – con cada carcajada se pone en marcha cerca de 400 músculos, incluidos 15 de la cara y algunos del tórax, abdomen y estómago, los que sólo se pueden ejercitar con la risa, la cual también ayuda a adelgazar reactivando el sistema linfático.

En esos momentos y debido a la intensidad del ejercicio, cada grupo muscular se estimula como lo haría una sesión de gimnasia; en tal sentido, cinco minutos de risa equivalen a 45 minutos de ejercicio aeróbico. Incluso algunas personas logran mover los brazos y las piernas mientras ríen. Otros mencionan que con 15 minutos de risa se llega a quemar tantas calorías como en una larga carrera
o un paseo en bicicleta.

Masaje – la columna vertebral y cervical, donde por lo general se acumulan tensiones, se estiran.

Además, se estimula el bazo y se elimina las toxinas. Con este movimiento el diafragma origina un masaje interno que facilita la digestión al hacer vibrar el hígado y ayuda a reducir los ácidos grasos y las sustancias tóxicas. También evita el estreñimiento y mejora la eliminación de la bilis.

Limpieza – se lubrican y limpian los ojos con lágrimas. La carcajada hace vibrar la cabeza y se despeja la nariz y el oído. Además, se consigue limpiar las paredes arteriales de pequeños cúmulos de colesterol.

Oxigenación – entra el doble de aire en los pulmones, lo que mejora la respiración y aumenta la oxigenación de los tejidos al mover 12 litros de aire en lugar de 6 que es lo habitual. La rapidez con que el aire vaciado sale de los pulmones se multiplica, permitiendo la entrada de aire oxigenado a mayor velocidad.

 • Analgésico – se segregan endorfinas, una especie de morfinas segregadas por el cerebro, con altos poderes analgésicos y que por lo tanto, mitigan el dolor; adrenalina, un componente que en buena medida potencia la creatividad y la imaginación. La risa, además libera dopamina (que mejora el estado de ánimo) y serotonina (que posee efectos calmantes). Por eso, cinco o seis minutos de risa continua actúan como un analgésico. De ahí que se utiliza para terapias de convalecencia que requieren una movilización rápida del sistema inmunológico.


Rejuvenecedor – al estirar y estimular los músculos de la cara. Tiene además, un efecto tonificante y antiarrugas, retrasando el envejecimiento cutáneo. 

Sistema circulatorio – es capaz de incrementar la velocidad de la sangre, además de aumentar levemente la tensión arterial. Esto consigue limpiar las paredes arteriales de pequeños cúmulos de colesterol. El corazón también aumenta su frecuencia y es capaz de bombear cada minuto entre 140 y hasta 210 mililitros de sangre, cuando lo normal son 70.

Previene el infarto – dado que el masaje interno que producen los espasmos del diafragma alcanza también a los pulmones y al corazón, fortaleciéndolos.

Sueño – las carcajadas generan una sana fatiga que elimina el insomnio y ayuda a reducir el ronquido.

Calorías – por la liberación de adrenalina, se produce una pérdida de calorías.




PSICOLÓGICOS


Elimina el estrés – se producen ciertas hormonas (endorfinas y adrenalina) que elevan el tono vital y nos hace sentir más despierto al contrarrestar las migrañas, enfermedades cutáneas, hipertensión arterial, depresión, problemas del corazón, cáncer, úlceras, alopecia, reumatismos, anorexia, bulimia y diarreas.

Alivia la depresión – porque se es más receptivo y se ve el lado positivo de las cosas. Los momentos son importantes, no lo pasado.

Exteriorización – ya que a través de la risa las personas exteriorizan emociones y sentimientos. A veces es percibida como una energía que urge por ser liberada, sobre todo cuando necesitamos reír y la situación social no lo permite.

Mejora la autoestima.



SOCIALES


Carácter contagioso. Cuántas veces nos hemos contagiado de la “risa nerviosa” de un compañero/a de clase. La risa provoca risa en las personas que están cerca, haciendo una “cadena de risas”.

• Facilitación de situaciones socialmente incómodas. Muchos de nosotros podemos ponernos nerviosos en determinadas situaciones, pues bien, la risa nos puedo “relajar” y continuar con la actividad que teníamos prevista.

• Poder comunicativo del humor. Es bien sabido que una persona comunicativa utiliza el humor para “llegar” al oyente, captar su atención y establecer una relación afectiva y positiva con el receptor.

• La mejor forma de romper el hielo. Ante situaciones donde existe la dificultad de entablar una comunicación efectiva debido a un nivel alto de tensión, la risa y el humor facilita el inicio de esta comunicación.

• Mejora las relaciones interpersonales. Y por supuesto, tener a tu lado una persona positiva, alegre, que suele estar sonriendo a cada momento, facilita y mejora las relaciones con los demás.



Y recuerda, ¡¡DIVIÉRTE SIEMPRE JUGANDO AL PÁDEL !!

_____________________________________________
Adaptado por el autor del artículo: “Risoterapia: Un nuevo campo para los profesionales de la salud” – Laugh Therapy: A new field for healthcare professionals – Rafael Christian, José Ramos, Carlos Susanibar, Gunther Balarezo

Fran Cintado

Profesor de EE.SS. (Intervención Sociocomunitaria). Monitor Nacional de Tenis. Psicólogo deportivo especializado en Tenis y Pádel. Especialista en Entrenamiento Mental en Escuelas Alta Competición Pádel. Editor del Blog de Adidas Pádel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *